Las coronas dentales son una construcción protésica que se coloca de manera fija, como una especie de funda con forma de diente que se coloca sobre un diente natural del paciente. Su objetivo es cubrir por completo un diente que tiene la raíz en el interior del hueso sano, pero que la parte del exterior está destruido. De esa forma consigue mejorar tanto la forma, el aspecto y la alineación de dicho diente.