Los composites son utilizados en odontología para la obturación de dientes. Son resinas sintéticas como material de restauración caracterizadas por su fácil manejo, su estética y la no sensibilidad a la deshidratación. A diferencia de la amalgama de plata, que necesita tener unas cavidades especiales para su obturación, el composite dental se adhiere micromecánicamente a la superficie del diente sin depender de la cavidad.