Los polisulfuros forman parte de la clasificación de elastómeros para realizar impresiones. Entre sus ventajas se encuentran la buena adhesión al portaimpresiones, la alta resistencia al desgarro y la fácil desinfección mientras que sus principales desventajas son el olor y color.