Las líneas de irrigación están formadas principalmente por unos tubos de plástico que conectan con una bolsa o botella que contiene líquido refrigerante, una solución formada básicamente por Cloruro de Sodio para tanto refrigerar el instrumental quirúrgico como para eliminar fragmentos de tejido, sangre y limpiar heridas a posteriori de la intervención.