Los guantes desechables son imprescindibles para el trabajo diario en la clínica dental y en el laboratorio puesto que se utilizan para proteger tanto al profesional como al paciente en las distintas tareas a realizar.

Los guantes desechables se clasifican en función del material con el que se han fabricado como por ejemplo látex, nitrilo o vinilo. Pueden ser con o sin polvo y de diferentes colores.