Los aspiradores de saliva son imprescindibles en la clínica dental. Los aspiradores dentales se utilizan directamente en la boca, para evacuar los fluidos (agua, saliva, sangre) que se generan durante los diferentes procedimientos. De esta forma se evita incomodar al paciente y entorpecer al profesional.