Las cubas de ultrasonidos se basan en el efecto que producen una serie de ondas de sonido de alta frecuencia de 20.000 a 45.000 vibraciones por segundo, que son imperceptibles para el oído humano, que se transmiten a través de un fluido donde está sumergido el material a tratar. Los ultrasonidos producen un fenómeno denominado cavitación, en el que se generan millones de burbujas de gas en el fluido, produciendo explosiones a nivel molecular que liberan una gran cantidad de energía. Esta energía es capaz de eliminar todo tipo de suciedad, adhesivos, grasa y tintas sin provocar ningún daño al material sumergido.


La limpieza por ultrasonidos garantiza una limpieza a fonfo de los materiales eliminando hasta las partículas más pequeñas, incluso en lugares de difícil acceso.


Salupro ofrece distintos tipos de cubas de ultrasonidos para clínica dental

    Las imagenes mostradas son meramente orientativas, pueden no corresponder con la realidad del producto.