Las fresas dentales sirven para pulir la superficie dental, cortar y eliminar el tejido cariado. Son un instrumento para intervenciones de gran precisión.


Las fresas de cerámica están fabricadas por una cerámica innovadora y destacan por su excelente capacidad de corte. Con este tipo de fresas es posible trabajar sin metales lo que garantiza una operación absolutamente antialérgica y biocompatible.